¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Novela

 

 

 

Acá empieza a deshacerse el cielo

¿Qué es una novela joven? ¿Escribir en lunfardo millenial con texturas de un lenguaje desfigurado, depresivo e inconexo, atacar la ideología de las redes? ¿Cómo deshacer la época que nos toca y su tiranía, ”el trending topic por días, el monotema infernal”? La juventud, esa Hiroshima, esa estafa, esa manía, ¿cómo hay que escribirla? Trato de escribir todo lo que está pasando, pero estoy tan llena de odio. Yo quería ser artista, vos sabés. Eso quería, dice el personaje, y se nota: el odio y el deseo de ser artista. Este libro abre el telón con un simulacro de evacuación en un barco con emails y misivas de amor exasperadas a alguien que no está. La escritura de este libro ataca las máscaras e intenta una y otra vez sacarlas para ver qué hay debajo. “Llegamos a este mundo y empezamos a desmoronarnos”, dice. Escribir tiene que ser ante todo este instinto destructor y revolucionario, destruir qué, uno mismo, la revolución para qué, para saquear la lengua. Escribir tiene que ser, verse muerta como el personaje de Acá empieza a deshacerse el cielo. Lucila lo intenta todo en este libro, léanlo. 

Ariana Harwicz

 

 

Lucila Grossman Escribo desde muy chica. Estoy terminando la carrera de Letras en Puan pero creo que eso no implica nada. Publiqué la novela Mapas Terminales por Editorial Marciana en 2017 y por Los libros de la mujer rota (Chile) en 2018. Mi estilo es como el del escritor fantasma de Stephen King según Family Guy

 

Acá empieza a deshacerse el cielo, Lucila Grossman

$950,00
Acá empieza a deshacerse el cielo, Lucila Grossman $950,00

Novela

 

 

 

Acá empieza a deshacerse el cielo

¿Qué es una novela joven? ¿Escribir en lunfardo millenial con texturas de un lenguaje desfigurado, depresivo e inconexo, atacar la ideología de las redes? ¿Cómo deshacer la época que nos toca y su tiranía, ”el trending topic por días, el monotema infernal”? La juventud, esa Hiroshima, esa estafa, esa manía, ¿cómo hay que escribirla? Trato de escribir todo lo que está pasando, pero estoy tan llena de odio. Yo quería ser artista, vos sabés. Eso quería, dice el personaje, y se nota: el odio y el deseo de ser artista. Este libro abre el telón con un simulacro de evacuación en un barco con emails y misivas de amor exasperadas a alguien que no está. La escritura de este libro ataca las máscaras e intenta una y otra vez sacarlas para ver qué hay debajo. “Llegamos a este mundo y empezamos a desmoronarnos”, dice. Escribir tiene que ser ante todo este instinto destructor y revolucionario, destruir qué, uno mismo, la revolución para qué, para saquear la lengua. Escribir tiene que ser, verse muerta como el personaje de Acá empieza a deshacerse el cielo. Lucila lo intenta todo en este libro, léanlo. 

Ariana Harwicz

 

 

Lucila Grossman Escribo desde muy chica. Estoy terminando la carrera de Letras en Puan pero creo que eso no implica nada. Publiqué la novela Mapas Terminales por Editorial Marciana en 2017 y por Los libros de la mujer rota (Chile) en 2018. Mi estilo es como el del escritor fantasma de Stephen King según Family Guy