¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Poesía

 

 

 

Chupar la piedra

No sé si tenga espejos en su casa y, en caso afirmativo, si habrán de ser de grandes dimensiones o ínfimas; sospecho lo segundo. Lo que sí sé es que Legna Rodríguez no tiene un solo peplo de ateniense: nació en Cuba y ahora vive en Miami. Y no es anciana, es una niña vieja que tiene el mismo nombre que su abuelo -Ángel- pero al revés, como si la herencia fuera un palíndromo que se interrumpe a mitad de camino.

En Legna, que es prolífica -alegre y juguetona, siempre astuta-, no hay arduas calistenias militares ni un bunker en el sótano para entrenar la lengua, sólo la disciplina sin medida ni horarios, a plena luz del día y al aire de la noche, del placer y la fe; y nada de pudor, más bien gracia, coraje y alegría. Chupar la piedra es todo lo contrario a un correctivo: es una invitación a llevarse a la boca, con la curiosidad de los bebés, las cosas de este mundo -las palabras, las piedas- para experimentarlas y gozarlas.

Ezequiel Zaidenwerg

 

 

Legna Rodríguez Iglesias nació en Camagüey, Cuba, en 1984. Ha publicado los volúmenes de poesía Tregua fecunda (2011), Chupar la piedra y Chicle (2012) y La Gran Arquitecta (2014), además de los relatos de Ne me quitte pas (2011), ¿Qué te sucede, belleza? (2011) y No sabe / no contesta (2015). Las analfabetas, su segunda novela tras Mayonesa bien brillante (2012), se publicó también en Bokeh (2015).

 

Chupar la piedra, Legna Rodríguez Iglesias

$1.200,00
Chupar la piedra, Legna Rodríguez Iglesias $1.200,00

Poesía

 

 

 

Chupar la piedra

No sé si tenga espejos en su casa y, en caso afirmativo, si habrán de ser de grandes dimensiones o ínfimas; sospecho lo segundo. Lo que sí sé es que Legna Rodríguez no tiene un solo peplo de ateniense: nació en Cuba y ahora vive en Miami. Y no es anciana, es una niña vieja que tiene el mismo nombre que su abuelo -Ángel- pero al revés, como si la herencia fuera un palíndromo que se interrumpe a mitad de camino.

En Legna, que es prolífica -alegre y juguetona, siempre astuta-, no hay arduas calistenias militares ni un bunker en el sótano para entrenar la lengua, sólo la disciplina sin medida ni horarios, a plena luz del día y al aire de la noche, del placer y la fe; y nada de pudor, más bien gracia, coraje y alegría. Chupar la piedra es todo lo contrario a un correctivo: es una invitación a llevarse a la boca, con la curiosidad de los bebés, las cosas de este mundo -las palabras, las piedas- para experimentarlas y gozarlas.

Ezequiel Zaidenwerg

 

 

Legna Rodríguez Iglesias nació en Camagüey, Cuba, en 1984. Ha publicado los volúmenes de poesía Tregua fecunda (2011), Chupar la piedra y Chicle (2012) y La Gran Arquitecta (2014), además de los relatos de Ne me quitte pas (2011), ¿Qué te sucede, belleza? (2011) y No sabe / no contesta (2015). Las analfabetas, su segunda novela tras Mayonesa bien brillante (2012), se publicó también en Bokeh (2015).