¡Envíos a cualquier punto del país $350!

Novela. 

 

Cuaderno de campo

Son cuatro historias enlazadas:

1, la del frigorífico La Suerte (este nombre no simboliza nada, es como ponerle Colita a un perro), donde entran al ruedo Zamorano, el viejo Maseca, los ayudantes mellizos, también changos y sacoleros. Hay acciones: el asesinato de un joven operario en manos de una novia despechada, el delirio evangélico del patrón, el sueño revolucionario y otras;

2, la de Zamorano y su trabajo (no el trabajo “pantalla” del frigorífico sino su verdadero

trabajo, ese que consiste en borrar huellas criminales o culposas en cualquier accidente

ocurrido en la ciudad); dicha actividad se ejerce en cierta clave que no desdeña, por ejemplo,las transcripciones al runasimi de manuales informáticos;

3, la del espíritu de la hija de Zamorano, muerta en un accidente insignificante; no sin

resignación él busca el espíritu (illakuna) de su niña; está convencido de que si localiza el lugar del último suspiro encontrará el punto de fuga desde el cual recuperarla. El próximo paso será ubicar un cuerpo de muerte reciente para “depositarlo” ahí y de este modo devolverla a la vida;

y 4, la relación de Zamorano con la cosmetóloga aficionada a leer la suerte en las orejas de la gente.

Coedición EME (Estructura Mental a las Estrellas) y Bajo la luna.

 

Carlos Ríos

Nació en Santa Teresita, Partido de la Costa, en 1967. Es poeta y novelista argentino. Ha publicado poemas sueltos y libros de poemas y una novela editada en 2009. Obtuvo diversos premios literarios por su obra poética y cuentística. 

 

Cuaderno de campo, Carlos Ríos

$700,00
Sin stock
Cuaderno de campo, Carlos Ríos $700,00

Novela. 

 

Cuaderno de campo

Son cuatro historias enlazadas:

1, la del frigorífico La Suerte (este nombre no simboliza nada, es como ponerle Colita a un perro), donde entran al ruedo Zamorano, el viejo Maseca, los ayudantes mellizos, también changos y sacoleros. Hay acciones: el asesinato de un joven operario en manos de una novia despechada, el delirio evangélico del patrón, el sueño revolucionario y otras;

2, la de Zamorano y su trabajo (no el trabajo “pantalla” del frigorífico sino su verdadero

trabajo, ese que consiste en borrar huellas criminales o culposas en cualquier accidente

ocurrido en la ciudad); dicha actividad se ejerce en cierta clave que no desdeña, por ejemplo,las transcripciones al runasimi de manuales informáticos;

3, la del espíritu de la hija de Zamorano, muerta en un accidente insignificante; no sin

resignación él busca el espíritu (illakuna) de su niña; está convencido de que si localiza el lugar del último suspiro encontrará el punto de fuga desde el cual recuperarla. El próximo paso será ubicar un cuerpo de muerte reciente para “depositarlo” ahí y de este modo devolverla a la vida;

y 4, la relación de Zamorano con la cosmetóloga aficionada a leer la suerte en las orejas de la gente.

Coedición EME (Estructura Mental a las Estrellas) y Bajo la luna.

 

Carlos Ríos

Nació en Santa Teresita, Partido de la Costa, en 1967. Es poeta y novelista argentino. Ha publicado poemas sueltos y libros de poemas y una novela editada en 2009. Obtuvo diversos premios literarios por su obra poética y cuentística.