¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Novela

 

 

 

Días de reír, días de llorar

Antonio levanta el teléfono y se entera de que su amigo, violinista en la orquesta de la universidad, está en el hospital en estado delicado tras haber sido baleado por la policía. Mientras esto sucede el protagonista recuerda el origen de esa amistad que se inició en la niñez. La infancia de Antonio es transitada en la pobreza, la necesidad y la violencia; dando paso a una adolescencia que transcurre en el desencanto de una sociedad castigada. Días de reír, días de llorar  –como las otras novelas de Perrone– mantiene en su esencia la vitalidad de lo actual. Una obra que –sin dejar el humor de lado– recorre la ciudad desde la marginalidad con una prosa cruda y directa.

Daniel Ocaranza

 

 

Eduardo Perrone (Buby) nació en Tucumán el 12 de abril de 1940 en la estación de trenes de Villa Muñecas. Nieto de un empleado ferroviario, ya de adulto trabajó, entre otras cosas, como comerciante. En marzo de 1969 —junto a un grupo de amigos— fue acusado falsamente de violación y apresado por esto. Como consecuencia transitó por diferentes unidades de detención de la provincia, entre ellas la cárcel de Villa Urquiza, hasta recuperar su libertad tras demostrar su inocencia. Este tránsito dará origen a Preso Común (1973), su ópera prima. Después del éxito en que se convirtió esta primera novela llegará Visita, francesa y completo (1974) y Días de reír, días de llorar (1976). Luego de publicado su segundo libro, la dictadura militar proscribe su obra y los libros de Perrone dejan de circular. Más tarde publicará Los pájaros van a morir a Buenos Aires (1984) y La Jauría (1984), pero el manto oscuro de la dictadura deja sus marcas y no logra recuperar el esplendor del primer momento. Los últimos años del mítico escritor son de penuria e indigencia, vive en un vagón abandonado en calle Bernabé Aráoz casi Crisóstomo Álvarez en la capital tucumana. Eduardo Buby Perrone es encontrado sin vida al costado de las vías de su vagón en un crudo invierno el 18 de julio de 2009.

 

 

Días de reír, días de llorar, Eduardo Perrone

$950,00
Días de reír, días de llorar, Eduardo Perrone $950,00

Novela

 

 

 

Días de reír, días de llorar

Antonio levanta el teléfono y se entera de que su amigo, violinista en la orquesta de la universidad, está en el hospital en estado delicado tras haber sido baleado por la policía. Mientras esto sucede el protagonista recuerda el origen de esa amistad que se inició en la niñez. La infancia de Antonio es transitada en la pobreza, la necesidad y la violencia; dando paso a una adolescencia que transcurre en el desencanto de una sociedad castigada. Días de reír, días de llorar  –como las otras novelas de Perrone– mantiene en su esencia la vitalidad de lo actual. Una obra que –sin dejar el humor de lado– recorre la ciudad desde la marginalidad con una prosa cruda y directa.

Daniel Ocaranza

 

 

Eduardo Perrone (Buby) nació en Tucumán el 12 de abril de 1940 en la estación de trenes de Villa Muñecas. Nieto de un empleado ferroviario, ya de adulto trabajó, entre otras cosas, como comerciante. En marzo de 1969 —junto a un grupo de amigos— fue acusado falsamente de violación y apresado por esto. Como consecuencia transitó por diferentes unidades de detención de la provincia, entre ellas la cárcel de Villa Urquiza, hasta recuperar su libertad tras demostrar su inocencia. Este tránsito dará origen a Preso Común (1973), su ópera prima. Después del éxito en que se convirtió esta primera novela llegará Visita, francesa y completo (1974) y Días de reír, días de llorar (1976). Luego de publicado su segundo libro, la dictadura militar proscribe su obra y los libros de Perrone dejan de circular. Más tarde publicará Los pájaros van a morir a Buenos Aires (1984) y La Jauría (1984), pero el manto oscuro de la dictadura deja sus marcas y no logra recuperar el esplendor del primer momento. Los últimos años del mítico escritor son de penuria e indigencia, vive en un vagón abandonado en calle Bernabé Aráoz casi Crisóstomo Álvarez en la capital tucumana. Eduardo Buby Perrone es encontrado sin vida al costado de las vías de su vagón en un crudo invierno el 18 de julio de 2009.