¡Envíos a cualquier punto del país $350!

Novela

 

 

 

El artista sanitario

El aire está impregnado de sangre en Oslo la Refractaria. El artista sanitario habita la granja familiar donde se realizan matanzas de cerdos. Allí los animales son abiertos en canal y el sacrificio muestra la carne caliente. La descripción del espacio y los hechos se traslapan a la tela pintada por el artista. Entonces la narración es la pintura misma; la escritura se ilustra y así el cuadro también es escritura.

Carlos Ríos revela el hambre de los cuerpos vivos y su carnicería, dentro de un ambiente singular y desconcertante. Si como leemos aquí morder “debe leerse como escupir”, al internarnos en el reino gélido y sanguinolento, en un mundo que hierve detenido, haremos una expedición hacia el interior de un cuerpo de gran formato, de carnes continuadas, que escupe cuando deglute.

En El artista sanitario se cifra la sustancia y las dimensiones avasalladoras de los rostros gigantes y los cuerpos que exceden el espacio en los muros pintados por José Clemente Orozco. Aquí está su maravilla: el pulso de un cuerpo y su sangre derramada.

Daniela Tarazona

 

 

Carlos Ríos nació en Santa Teresita en 1967. Es autor de los libros de poemas Media romana (2001), La salud de W.R. (2005), La recepción de una forma (2006) y Nosotros no (2011); de las plaquetas La dicha refinada (2009) y Háblenme de Rusia / Iglú (2010); de los relatos A la sombra de Chaki Chan (2011) y El artista sanitario (2012); y de la novela Manigua (Entropía, 2009).

El artista sanitario, Carlos Ríos

$700,00
El artista sanitario, Carlos Ríos $700,00

Novela

 

 

 

El artista sanitario

El aire está impregnado de sangre en Oslo la Refractaria. El artista sanitario habita la granja familiar donde se realizan matanzas de cerdos. Allí los animales son abiertos en canal y el sacrificio muestra la carne caliente. La descripción del espacio y los hechos se traslapan a la tela pintada por el artista. Entonces la narración es la pintura misma; la escritura se ilustra y así el cuadro también es escritura.

Carlos Ríos revela el hambre de los cuerpos vivos y su carnicería, dentro de un ambiente singular y desconcertante. Si como leemos aquí morder “debe leerse como escupir”, al internarnos en el reino gélido y sanguinolento, en un mundo que hierve detenido, haremos una expedición hacia el interior de un cuerpo de gran formato, de carnes continuadas, que escupe cuando deglute.

En El artista sanitario se cifra la sustancia y las dimensiones avasalladoras de los rostros gigantes y los cuerpos que exceden el espacio en los muros pintados por José Clemente Orozco. Aquí está su maravilla: el pulso de un cuerpo y su sangre derramada.

Daniela Tarazona

 

 

Carlos Ríos nació en Santa Teresita en 1967. Es autor de los libros de poemas Media romana (2001), La salud de W.R. (2005), La recepción de una forma (2006) y Nosotros no (2011); de las plaquetas La dicha refinada (2009) y Háblenme de Rusia / Iglú (2010); de los relatos A la sombra de Chaki Chan (2011) y El artista sanitario (2012); y de la novela Manigua (Entropía, 2009).