¡Envíos a cualquier punto del país $350!

Novela

 

El barco 

Lo que sucede en El barco a fines del siglo 19 es tan actual como singular, único. Sorprendente aquí porque “las mujeres quieren rehacer Proscurov donde sea que caigamos. Con biblioteca, templos, casas de mala fama, habladurías y odios”. Como caracoles, se desplazan. La autora, que nos señala el horror, no deja de mostrarnos cómo aún en situaciones infrahumanas lo humano tiene cierta pretensión y, por ejemplo, alguien que llevó uvas comenzará a pisarlas. Otros acompañarán ese hacer y Eros renacerá aunque se esfume. De cierta manera, se busca “una tierra sin mal”. ¿Podrán estos viajeros-migrantes poner un tope a la repetición queriendo seguir siendo quienes fueron? Una larga marcha en el vapor Wesser primero y por tierra después, transcurre a un ritmo en blanco y negro. En este éxodo no se cruza el desierto, se cruza el mar. Sonia Catela nos lleva con la construcción de El barco de un real a otro. Acaso ¿no somos nosotros el lugar?

Susana Szwarc

 

Sonia Catela nació en Rosario (Santa Fe) en 1941. Es escritora y periodista. Autora de Las manzanas del paraíso (Colmegna, 1982), Los soles perdidos (Fondo Editorial, 1985) Consejos perversos (Emecé, 1993, ganadora del Premio Emecé de Novela 1993), La maceta de la planta venenosa (Universidad Nacional del Litoral, 1997), entre otras.

 

El barco, Sonia Catela

$820,00
El barco, Sonia Catela $820,00

Novela

 

El barco 

Lo que sucede en El barco a fines del siglo 19 es tan actual como singular, único. Sorprendente aquí porque “las mujeres quieren rehacer Proscurov donde sea que caigamos. Con biblioteca, templos, casas de mala fama, habladurías y odios”. Como caracoles, se desplazan. La autora, que nos señala el horror, no deja de mostrarnos cómo aún en situaciones infrahumanas lo humano tiene cierta pretensión y, por ejemplo, alguien que llevó uvas comenzará a pisarlas. Otros acompañarán ese hacer y Eros renacerá aunque se esfume. De cierta manera, se busca “una tierra sin mal”. ¿Podrán estos viajeros-migrantes poner un tope a la repetición queriendo seguir siendo quienes fueron? Una larga marcha en el vapor Wesser primero y por tierra después, transcurre a un ritmo en blanco y negro. En este éxodo no se cruza el desierto, se cruza el mar. Sonia Catela nos lleva con la construcción de El barco de un real a otro. Acaso ¿no somos nosotros el lugar?

Susana Szwarc

 

Sonia Catela nació en Rosario (Santa Fe) en 1941. Es escritora y periodista. Autora de Las manzanas del paraíso (Colmegna, 1982), Los soles perdidos (Fondo Editorial, 1985) Consejos perversos (Emecé, 1993, ganadora del Premio Emecé de Novela 1993), La maceta de la planta venenosa (Universidad Nacional del Litoral, 1997), entre otras.