¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Ensayo

 

 

El flaco. Un perfil de Ricardo Zelarayán

Un libro sobre Ricardo Zelarayán es siempre bienvenido.  La palabra es justa, mucho más para alguien tan macedoniano como él; aunque ya imagino su risa franca y su ceño fruncido por quedar “encerrado” en una comparación. Hace poco tiempo escribía una silueta sobre La gran salina. Era un poeta del espacio. Quiero decir, que cada punto, cada coma, cada marca gramatical es una señalización que le da respiración al texto. El aire no solo flota en el espacio, sino que es una neumática del tiempo, por lo que sucede en el intervalo entre una palabra y otra.

Sus novelas desbocadas, como La piel de caballo, tenían una cosa poco frecuente en nuestra literatura: el humor, el chiste, cuando tienen el privilegio de pertenecer a la lengua y no solo al ingenio. A pesar de su vozarrón fue, sin proponérselo, un maestro silencioso de muchos de nosotros. A Ricardo, le debo haber conocido a Borges. Él me llevó a su casa. La nuestra fue una larga amistad de muchos almuerzos y cafés. Lo que se propuso Inés Busquets con su libro, debería ser también bienvenido por los lectores que conocieron o no a El flaco Zelarayán.

Luis Gusmán

 

 

Inés Busquets nació en La Plata en 1979. Es periodista (UNLP), poeta y narradora. Escribe y edita para la Agencia Paco Urondo. Publicó la biografía de una Madre de Plaza de Mayo, Quién cerrará mis ojos (Malisia, 2017); el poemario El baile invisible (Del Dock, 2019). Participó de antologías poéticas: Apología 4 (Letras del Sur, 2019), Traduciendo el insomnio (Enjambre, 2019).

 

 

El flaco. Un perfil de Ricardo Zelarayán, Inés Busquets

$1.200,00
El flaco. Un perfil de Ricardo Zelarayán, Inés Busquets $1.200,00

Ensayo

 

 

El flaco. Un perfil de Ricardo Zelarayán

Un libro sobre Ricardo Zelarayán es siempre bienvenido.  La palabra es justa, mucho más para alguien tan macedoniano como él; aunque ya imagino su risa franca y su ceño fruncido por quedar “encerrado” en una comparación. Hace poco tiempo escribía una silueta sobre La gran salina. Era un poeta del espacio. Quiero decir, que cada punto, cada coma, cada marca gramatical es una señalización que le da respiración al texto. El aire no solo flota en el espacio, sino que es una neumática del tiempo, por lo que sucede en el intervalo entre una palabra y otra.

Sus novelas desbocadas, como La piel de caballo, tenían una cosa poco frecuente en nuestra literatura: el humor, el chiste, cuando tienen el privilegio de pertenecer a la lengua y no solo al ingenio. A pesar de su vozarrón fue, sin proponérselo, un maestro silencioso de muchos de nosotros. A Ricardo, le debo haber conocido a Borges. Él me llevó a su casa. La nuestra fue una larga amistad de muchos almuerzos y cafés. Lo que se propuso Inés Busquets con su libro, debería ser también bienvenido por los lectores que conocieron o no a El flaco Zelarayán.

Luis Gusmán

 

 

Inés Busquets nació en La Plata en 1979. Es periodista (UNLP), poeta y narradora. Escribe y edita para la Agencia Paco Urondo. Publicó la biografía de una Madre de Plaza de Mayo, Quién cerrará mis ojos (Malisia, 2017); el poemario El baile invisible (Del Dock, 2019). Participó de antologías poéticas: Apología 4 (Letras del Sur, 2019), Traduciendo el insomnio (Enjambre, 2019).