¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Poesía


 

La de las siete colinas

La figura de Benavento cautivó a los victorienses, a partir de "La de las Siete Colinas", poemario que describe con singular agudeza las bellezas naturales de la ciudad. Su lírica capta el espíritu del campo, los montes, el río, los pájaros y árboles típicos de la zona, sin limitarlos por ello a lo que suele denominarse (un tanto despectivamente) "poesía regional". Gaspar Benavento es un poeta que tiene un hondo sentido de pertenencia y sin duda su poesía es bucólica y celebratoria de la patria chica, del trigo, el labriego y la calandria, pero no por eso, menos atenta, en sus mejores momentos,  a ciertos valores asociados a la alta poesía: la transparencia, la emoción veraz, la metáfora austera. Su exaltación de la vida simple se corresponde con la obra de ese otro gran poeta santafesino: José Pedroni. La vida es toda la naturaleza que se respira y que la vista abarca, nos dice Gaspar.


 

Gaspar Benavento nació en Victoria (Entre Ríos) en 1902 y murió en 1963. Se desempeñó como Maestro en Chubut . El Chaco fue testigo de su espíritu soñador donde trabajó en  varias Escuelas del Impenetrable. Fue Profesor de Castellano e Inspector de Escuelas. En 1948 escribió junto a Fermín Estrella Gutiérrez el libro “Historias de Escuelas para Adultos”. Colaboró en diferentes medios, entre los que se destacan los Diarios: “La Nación” y  “Clarín”. Las Revistas: “El Hogar”, “Mundo Argentino” y “Nosotros”. También participó en Radio. Publicó Sol de amanecer (1926), Entre Ríos, tierra de horneros (1949), Leyendas guaraníes (1962), entre otros.

 

La de las siete colinas, Gaspar Benavento

$400,00
La de las siete colinas, Gaspar Benavento $400,00

Poesía


 

La de las siete colinas

La figura de Benavento cautivó a los victorienses, a partir de "La de las Siete Colinas", poemario que describe con singular agudeza las bellezas naturales de la ciudad. Su lírica capta el espíritu del campo, los montes, el río, los pájaros y árboles típicos de la zona, sin limitarlos por ello a lo que suele denominarse (un tanto despectivamente) "poesía regional". Gaspar Benavento es un poeta que tiene un hondo sentido de pertenencia y sin duda su poesía es bucólica y celebratoria de la patria chica, del trigo, el labriego y la calandria, pero no por eso, menos atenta, en sus mejores momentos,  a ciertos valores asociados a la alta poesía: la transparencia, la emoción veraz, la metáfora austera. Su exaltación de la vida simple se corresponde con la obra de ese otro gran poeta santafesino: José Pedroni. La vida es toda la naturaleza que se respira y que la vista abarca, nos dice Gaspar.


 

Gaspar Benavento nació en Victoria (Entre Ríos) en 1902 y murió en 1963. Se desempeñó como Maestro en Chubut . El Chaco fue testigo de su espíritu soñador donde trabajó en  varias Escuelas del Impenetrable. Fue Profesor de Castellano e Inspector de Escuelas. En 1948 escribió junto a Fermín Estrella Gutiérrez el libro “Historias de Escuelas para Adultos”. Colaboró en diferentes medios, entre los que se destacan los Diarios: “La Nación” y  “Clarín”. Las Revistas: “El Hogar”, “Mundo Argentino” y “Nosotros”. También participó en Radio. Publicó Sol de amanecer (1926), Entre Ríos, tierra de horneros (1949), Leyendas guaraníes (1962), entre otros.