¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Poesía

 

 

 

La dicha

Un tenedor para hincar

un diente,

dos, tres, cua

que tengan algo

de pan,

dos, tres, cua

que tengan algo

para dar, quitarse el gusto,

trocar placer

por dolores,

un tenedor gastado,

sin un diente,

dos, tres, cua

que tengan algo

con qué reír, morder,

chistar a un pájaro.

 

 

Y si no es una piedra preciosa/ sino simple arenilla/ guardada a un costado/ del tintero.(...), duda la poeta de su dicha, de lo que ha dicho, de lo que su poética está diciendo. Pero vida y poesía –en Gruss, hasta que la muerte las separe–, dan como resultado esta contundente lírica de altura, anclada sin embargo en la modestia de los objetos firmemente apegados a la tierra, una lírica, se diría, de la pura realidad. Nunca digan que poseo una voz /particular, nunca mi garganta plagió tanto/ el borde de ese río: el río de la vida, el borde donde se ancla el verso, lo que la voz aprendió hasta volverse clara, darse luz a sí misma, iluminar desde adentro la superficie de las cosas.

 

 

Irene Gruss nació en Buenos Aires a fines de agosto de 1950. Publicó La luz en la ventana, Ed. El escarabajo de oro, 1982; El mundo incompleto, Ed. Libros de Tierra Firme, 1987; La calma, Ed. Libros de Tierra Firme, 1991; Sobre el asma, edición de la autora, 1995; Solo de contralto, Ed. Galerna, 1998, En el brillo de uno en el vidrio de uno, Ed. La Bohemia, 2000, La dicha, bajo la luna, 2004. Seleccionó y prologó la antología Poetas argentinas (1940-1960) (Ediciones del Dock, 2006). Una letra familiar es su primera nouvelle. Murió en 2018.

 

La dicha, Irene Gruss

$800,00
La dicha, Irene Gruss $800,00

Poesía

 

 

 

La dicha

Un tenedor para hincar

un diente,

dos, tres, cua

que tengan algo

de pan,

dos, tres, cua

que tengan algo

para dar, quitarse el gusto,

trocar placer

por dolores,

un tenedor gastado,

sin un diente,

dos, tres, cua

que tengan algo

con qué reír, morder,

chistar a un pájaro.

 

 

Y si no es una piedra preciosa/ sino simple arenilla/ guardada a un costado/ del tintero.(...), duda la poeta de su dicha, de lo que ha dicho, de lo que su poética está diciendo. Pero vida y poesía –en Gruss, hasta que la muerte las separe–, dan como resultado esta contundente lírica de altura, anclada sin embargo en la modestia de los objetos firmemente apegados a la tierra, una lírica, se diría, de la pura realidad. Nunca digan que poseo una voz /particular, nunca mi garganta plagió tanto/ el borde de ese río: el río de la vida, el borde donde se ancla el verso, lo que la voz aprendió hasta volverse clara, darse luz a sí misma, iluminar desde adentro la superficie de las cosas.

 

 

Irene Gruss nació en Buenos Aires a fines de agosto de 1950. Publicó La luz en la ventana, Ed. El escarabajo de oro, 1982; El mundo incompleto, Ed. Libros de Tierra Firme, 1987; La calma, Ed. Libros de Tierra Firme, 1991; Sobre el asma, edición de la autora, 1995; Solo de contralto, Ed. Galerna, 1998, En el brillo de uno en el vidrio de uno, Ed. La Bohemia, 2000, La dicha, bajo la luna, 2004. Seleccionó y prologó la antología Poetas argentinas (1940-1960) (Ediciones del Dock, 2006). Una letra familiar es su primera nouvelle. Murió en 2018.