¡Envíos a cualquier punto del país $350!

 

Poesía

 

Materialismo dialéctico 

Este libro es un ejercicio de Memoria: Unidad 6. Pabellón 3, celda 175 aparece como título de poema y se siente como un nombre propio. Si uno llega a llamarse como su prisión, la memoria es urgencia de hacer justicia, de reivindicar, de devolverle la identidad al cuerpo. En Materialismo dialéctico, la escritura de la memoria necesita ejercer justicia hasta con el paisaje actual donde es el olvido, ahora, quien acecha cosificando: Pasa que el paisaje se limpia. Pura cosa queda, nada para imaginar, cuando se va la niebla. Sólo lo que hay, y siempre es poca cosa. También es poco todo lo que puede decirse de alguien que experimentó el terror en el cuerpo y en la palabra: La lengua no es la lengua. Es un trapo que se estruja después de tanta sangre… escribe Torne. Y ahora que su misma lengua escribe, reescribe, nos queda la pregunta: ¿podremos decir que su sangre está seca, que el dolor ya no la estruja? Todo está muy bien, salvo este dolor, dice Torne, ¿quién puede discutírselo?

 

Patricio Torne nació en Helvecia (Santa Fe) el 31 de enero de 1956. Desde 1985 reside en Villa Mercedes (San Luis), donde desarrolla distintas actividades relacionadas con los espacios sociales, periodísticos y culturales.

 

 

 

 

 

Materialismo dialéctico, Patricio Torne

$450,00
Materialismo dialéctico, Patricio Torne $450,00

 

Poesía

 

Materialismo dialéctico 

Este libro es un ejercicio de Memoria: Unidad 6. Pabellón 3, celda 175 aparece como título de poema y se siente como un nombre propio. Si uno llega a llamarse como su prisión, la memoria es urgencia de hacer justicia, de reivindicar, de devolverle la identidad al cuerpo. En Materialismo dialéctico, la escritura de la memoria necesita ejercer justicia hasta con el paisaje actual donde es el olvido, ahora, quien acecha cosificando: Pasa que el paisaje se limpia. Pura cosa queda, nada para imaginar, cuando se va la niebla. Sólo lo que hay, y siempre es poca cosa. También es poco todo lo que puede decirse de alguien que experimentó el terror en el cuerpo y en la palabra: La lengua no es la lengua. Es un trapo que se estruja después de tanta sangre… escribe Torne. Y ahora que su misma lengua escribe, reescribe, nos queda la pregunta: ¿podremos decir que su sangre está seca, que el dolor ya no la estruja? Todo está muy bien, salvo este dolor, dice Torne, ¿quién puede discutírselo?

 

Patricio Torne nació en Helvecia (Santa Fe) el 31 de enero de 1956. Desde 1985 reside en Villa Mercedes (San Luis), donde desarrolla distintas actividades relacionadas con los espacios sociales, periodísticos y culturales.