¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Poesía

 

 

 

Mi planta de ajíes

Como una luz que amansa la tierra y la vuelve más fértil para los afectos, así es también la voz que recorre estos poemas. Dedicación pura en esas manos que remueven la maleza, no sólo en el patio de casa sino también en el propio pecho. Semillas que laten y son como un corazón pequeño que aguarda el momento de brotarse y abrirse hacia las nubes.

¿Cómo no confiar en ese jardinero que se ocupa de mantener siempre encendida alguna luz en casa? Un muchacho que entiende que el amor es algo que se cultiva un poco día a día, y hace de ese saber un destino secreto, un pacto íntimo con la plenitud de las plantas, entregándose a las flores y los frutos, consiguiendo todavía un tiempo para conversar con el zorro y el gorrión que van a visitarlo en su jardín. Con una paciencia animal insiste ante la leña humedecida, convencido de que en algún momento, incluso contra el viento que parece traer una tormenta, ahí entre esas ramas viejas va a ver aparecer el fuego.

 

 

Timoteo Rinaldi nació en Buenos Aires, 1997. Es estudiante del Profesorado Universitario en Letras de la UNSAM. Publicó «Estadía en el polo norte» (Alción, 2019) y participó en «Otras nosotras mismas: homenaje a Olga Orozco» (Agua Viva, 2020). Asiste a los talleres de Osvaldo Bossi y colabora con la organización del ciclo de lecturas El rayo verde. Co-dirige junto a Alejandro Lastra el blog Cartas para que la alegría.

 

 

Mi planta de ajíes, Timoteo Rinaldi

$800,00
Mi planta de ajíes, Timoteo Rinaldi $800,00

Poesía

 

 

 

Mi planta de ajíes

Como una luz que amansa la tierra y la vuelve más fértil para los afectos, así es también la voz que recorre estos poemas. Dedicación pura en esas manos que remueven la maleza, no sólo en el patio de casa sino también en el propio pecho. Semillas que laten y son como un corazón pequeño que aguarda el momento de brotarse y abrirse hacia las nubes.

¿Cómo no confiar en ese jardinero que se ocupa de mantener siempre encendida alguna luz en casa? Un muchacho que entiende que el amor es algo que se cultiva un poco día a día, y hace de ese saber un destino secreto, un pacto íntimo con la plenitud de las plantas, entregándose a las flores y los frutos, consiguiendo todavía un tiempo para conversar con el zorro y el gorrión que van a visitarlo en su jardín. Con una paciencia animal insiste ante la leña humedecida, convencido de que en algún momento, incluso contra el viento que parece traer una tormenta, ahí entre esas ramas viejas va a ver aparecer el fuego.

 

 

Timoteo Rinaldi nació en Buenos Aires, 1997. Es estudiante del Profesorado Universitario en Letras de la UNSAM. Publicó «Estadía en el polo norte» (Alción, 2019) y participó en «Otras nosotras mismas: homenaje a Olga Orozco» (Agua Viva, 2020). Asiste a los talleres de Osvaldo Bossi y colabora con la organización del ciclo de lecturas El rayo verde. Co-dirige junto a Alejandro Lastra el blog Cartas para que la alegría.