¡Envíos a cualquier punto del país $400!

Poesía

 

 

 

Pescar por fin tu corazón inquieto

Yo conversaba con Emma como si fuera una contemporánea, aunque ella me adelantaba siempre, puesto que todo lo que hacía estaba en un horizonte radical, en tanto que denunciaba los espejismos de toda elección, la multiplicidad de deseos y de sus formas, “el anhelo de una puerta abierta hacia otras habitaciones, hacia nuevas experiencias”.

María Moreno

 

Más que “inquieto” el corazón de EB era un verdadero torbellino, una “borrasca consentida”, como dicta uno de sus versos, hecha de una lucidez sin indulgencia –sobre todo, sin autoindulgencia– y de una libertad sin concesiones. Ésa es la materia de su escritura, que ojalá siga perturbándonos, como Emma sin duda quiso.

Guadalupe Maradei

 

En la curva creativa que va desde su primera publicación al último libro de poemas, EB refleja en su compromiso vital el itinerario del siglo XX, desde la distancia intelectual del ideólogo de izquierda hasta el espejamiento final del placer físico homoerótico, pasando por entusiasmos, arrepentimientos, confesiones, y la constante indagación de la sustancia y el lugar de lo femenino, encarnado fundamentalmente en ella misma.

Irene M. Weiss

 

 

Emma Barrandeguy nació en Gualeguay (Entre Ríos) en 1914 y murió en la misma ciudad en 2006. Fue maestra, periodista, escritora y traductora. En 1937 se estableció en Buenos Aires, y entre 1938 y 1956 trabajó en el diario Crítica gracias a la convocatoria de Salvadora Medina Onrubia, de quien luego sería su secretaria privada. Durante casi veinte años dirigió la página cultural de El Debate Pregón, el diario de Gualeguay. Obtuvo en dos ocasiones el premio “Fray Mocho”, la mayor distinción otorgada por el gobierno de Entre Ríos a la literatura: en 1970 por la obra teatral Amor saca amor; y en 1984 por la novela Crónicas de medio siglo. Es la autora de Habitaciones (La parte maldita, 2020) y El andamio (Eduner, 2017), entre otros.

 

 

Pescar por fin tu corazón inquieto. Poesía completa, Emma Barrandeguy

$2.300,00
Pescar por fin tu corazón inquieto. Poesía completa, Emma Barrandeguy $2.300,00

Poesía

 

 

 

Pescar por fin tu corazón inquieto

Yo conversaba con Emma como si fuera una contemporánea, aunque ella me adelantaba siempre, puesto que todo lo que hacía estaba en un horizonte radical, en tanto que denunciaba los espejismos de toda elección, la multiplicidad de deseos y de sus formas, “el anhelo de una puerta abierta hacia otras habitaciones, hacia nuevas experiencias”.

María Moreno

 

Más que “inquieto” el corazón de EB era un verdadero torbellino, una “borrasca consentida”, como dicta uno de sus versos, hecha de una lucidez sin indulgencia –sobre todo, sin autoindulgencia– y de una libertad sin concesiones. Ésa es la materia de su escritura, que ojalá siga perturbándonos, como Emma sin duda quiso.

Guadalupe Maradei

 

En la curva creativa que va desde su primera publicación al último libro de poemas, EB refleja en su compromiso vital el itinerario del siglo XX, desde la distancia intelectual del ideólogo de izquierda hasta el espejamiento final del placer físico homoerótico, pasando por entusiasmos, arrepentimientos, confesiones, y la constante indagación de la sustancia y el lugar de lo femenino, encarnado fundamentalmente en ella misma.

Irene M. Weiss

 

 

Emma Barrandeguy nació en Gualeguay (Entre Ríos) en 1914 y murió en la misma ciudad en 2006. Fue maestra, periodista, escritora y traductora. En 1937 se estableció en Buenos Aires, y entre 1938 y 1956 trabajó en el diario Crítica gracias a la convocatoria de Salvadora Medina Onrubia, de quien luego sería su secretaria privada. Durante casi veinte años dirigió la página cultural de El Debate Pregón, el diario de Gualeguay. Obtuvo en dos ocasiones el premio “Fray Mocho”, la mayor distinción otorgada por el gobierno de Entre Ríos a la literatura: en 1970 por la obra teatral Amor saca amor; y en 1984 por la novela Crónicas de medio siglo. Es la autora de Habitaciones (La parte maldita, 2020) y El andamio (Eduner, 2017), entre otros.