¡Envíos a cualquier punto del país $350!

Poesía

 

Soledad Col

“Soy el menos difícil de los hombres. Todo lo que quiero es amor ilimitado”, escribió una vez Frank O’Hara: lo mismo que estuvo diciendo Fernando Callero en cada uno de sus libros. En Soledad Col los poemas se levantan por el amor como una carpa, y también se doblan, flexibles, hasta tocar el piso: amor por Kevin, por el pá, por otros sin nombre que llegan, hacen ruido y se van. Y amor, también, por el paisaje, por las formas de lo natural –Callero siempre fue un excursionista–, por un lugar. Cuando alguien abra Soledad Col va a aparecer en el punto exacto del planeta al que este libro pertenece: Villa Adelina, ese barrio que se apoya en el río Coronda con sus familias trabajadoras, sus narcos adolescentes y sus chicos que hacen mandados o se tiran al sol. Para todos ellos también hay amor.

Si algo nos enseñó Callero a los poetas de la galaxia del Litoral, es que la poesía es el resultado de un cuerpo expuesto a unas cosas, que no hay buenos poemas sin riesgo, y que tal vez nunca tengamos algo más seguro que ese vértigo. “Querías ser artista, fumaste más/ tomaste más, hiciste lo que quisiste/ sos un moretón/
desatemporizado//Te reuniste con el corte del verso/ hiciste de cada palabra una canción/ y con ella un corazón”. Todavía estamos tratando de aprenderlo.

Santiago Venturini

 

Fernando Callero nació en Concordia (Entre Ríos) en 1971 y murió en Santo Tomé (Santa Fe) en 2020. Publicó Ramufo di Bihorp (Ediciones Culturales Santafesinas, 2001), Aniversario (autoedición, 2002), El amor (autoedición, 2005), Al rayo del sol (Colección Chapita, 2008), Joya (Colección Chapita, 2009), Casa, rancho, altillo, palacio (Cartonerita Solar, 2010), Una destrucción muy fina (Determinado Rumor, 2012), Al rayo del sol (poesía reunida; Ivan Rosado, 2013), Etolia (Gigante, 2014) y Soledad Col (Ivan Rosado, 2015). Además publicó los libros de narrativa El ojo de Víctor (Bajo la luna nueva, 1999), El espíritu del joven Borja (Bajo la luna, 2007), Gustavito (De parado, 2012) y Diarios de viaje. Bolivia-Perú-Ecuador (Erizo, 2013).

Soledad Col, Fernando Callero

$700,00
Soledad Col, Fernando Callero $700,00

Poesía

 

Soledad Col

“Soy el menos difícil de los hombres. Todo lo que quiero es amor ilimitado”, escribió una vez Frank O’Hara: lo mismo que estuvo diciendo Fernando Callero en cada uno de sus libros. En Soledad Col los poemas se levantan por el amor como una carpa, y también se doblan, flexibles, hasta tocar el piso: amor por Kevin, por el pá, por otros sin nombre que llegan, hacen ruido y se van. Y amor, también, por el paisaje, por las formas de lo natural –Callero siempre fue un excursionista–, por un lugar. Cuando alguien abra Soledad Col va a aparecer en el punto exacto del planeta al que este libro pertenece: Villa Adelina, ese barrio que se apoya en el río Coronda con sus familias trabajadoras, sus narcos adolescentes y sus chicos que hacen mandados o se tiran al sol. Para todos ellos también hay amor.

Si algo nos enseñó Callero a los poetas de la galaxia del Litoral, es que la poesía es el resultado de un cuerpo expuesto a unas cosas, que no hay buenos poemas sin riesgo, y que tal vez nunca tengamos algo más seguro que ese vértigo. “Querías ser artista, fumaste más/ tomaste más, hiciste lo que quisiste/ sos un moretón/
desatemporizado//Te reuniste con el corte del verso/ hiciste de cada palabra una canción/ y con ella un corazón”. Todavía estamos tratando de aprenderlo.

Santiago Venturini

 

Fernando Callero nació en Concordia (Entre Ríos) en 1971 y murió en Santo Tomé (Santa Fe) en 2020. Publicó Ramufo di Bihorp (Ediciones Culturales Santafesinas, 2001), Aniversario (autoedición, 2002), El amor (autoedición, 2005), Al rayo del sol (Colección Chapita, 2008), Joya (Colección Chapita, 2009), Casa, rancho, altillo, palacio (Cartonerita Solar, 2010), Una destrucción muy fina (Determinado Rumor, 2012), Al rayo del sol (poesía reunida; Ivan Rosado, 2013), Etolia (Gigante, 2014) y Soledad Col (Ivan Rosado, 2015). Además publicó los libros de narrativa El ojo de Víctor (Bajo la luna nueva, 1999), El espíritu del joven Borja (Bajo la luna, 2007), Gustavito (De parado, 2012) y Diarios de viaje. Bolivia-Perú-Ecuador (Erizo, 2013).